El 71% de las organizaciones a nivel mundial ya usa Metodologías Ágiles

De la investigación del último Pulse of the Profession®, también se desprende un mayor interés, por parte de muchas organizaciones, en ser más ágiles, competitivas, y centradas en el cliente. Durante el año 2017, el estudio ha confirmado esta tendencia tanto en asuntos de transformación ágil, como de PMO, las cuales están impulsando el cambio en los negocios. Tanto las personas, los procesos como la cultura corporativa se están enfocando en la búsqueda de una mayor agilidad y la demanda de una mayor innovación.

Y es que las cifras hablan por sí solas: un 71% de las organizaciones entrevistadas en el informe Pulse of the Profession® de 2017 confirma que utiliza enfoques ágiles para sus proyectos, a veces, con frecuencia o siempre. Del estudio se extrae que, en los últimos 12 meses, uno de cada cinco proyectos ha utilizado exclusivamente enfoques ágiles, y otros tantos ha utilizado enfoques híbridos o combinados. Además, esta implementación de metodologías ágiles tiene una incidencia directa en el retorno de la inversión de las organizaciones. Según el informe, las empresas ágiles incrementan los ingresos un 37 % más rápido, y generan un 30 % más de ganancias frente a aquellas empresas que no se gestionan “ágilmente”.

Ventajas de implementar metodologías ágiles
Este incremento de las ganancias en las organizaciones viene derivado de una serie de beneficios que lleva intrínseca la aplicación de las metodologías ágiles en la forma de trabajar de los equipos:

Entregables parciales. Las entregas en bloques permiten aprovechar mejor cada recurso y optimizar así las tareas de monitorización. La entrega final es el resultado de sumar varios entregables parciales, que ya han sido controlados varias veces.

Gestión rápida del cambio: al tratarse de procesos evolutivos, los miembros de los equipos pueden realizar cambios al momento, por lo que ya no es necesario esperar a que finalice la tarea para proceder a la modificación.

Priorización de tareas. Al jerarquizar el trabajo de un proceso, el director del proyecto sabe qué tareas tienen mayor importancia y cuáles de ellas no son prioritarias, secundarias o, incluso, prescindibles. Esta discriminación de tareas permite centrar esfuerzos en función de las necesidades.

Participación activa del cliente. El cliente puede participar directamente en las fases del proceso, proponiendo ideas y retroalimentando al equipo con opiniones sobre los resultados que se le van entregando progresivamente.

Las mejoras constantes que se realizan sobre el producto, derivadas de la aplicación de las metodologías ágiles, redundan directamente sobre el resultado del mismo de una manera muy positiva.

Tipos de metodologías ágiles
Mayoritariamente, cuando se habla del concepto “Ágil” casi siempre se orienta a un grupo de métodos de gestión, procesos o marcos de trabajo empleados en el desarrollo de productos de software. Sin embargo, la agilidad va mucho más allá. Ágil es un enfoque para resolver problemas, que contribuye a generar una solución más satisfactoria para el cliente, a través de un proceso de desarrollo más rápido y fluido, que se conoce como “ciclo de vida adaptativo”.

Scrum, XP, DSDM Atern y Cristal son todo formas de trabajar Ágiles pensadas originalmente para desarrollar productos software, que sin embargo tienen numerosas aplicaciones fuera de este ámbito. Todos ellos comparten la misma filosofía, y muchas características y prácticas. Sin embargo, desde el punto de vista de su implementación, cada uno tiene su propia receta y terminología. De todas ellas, la más conocida es Scrum, que es una “metodología” ágil para la gestión de proyectos; por lo que queda fuera de su ámbito: el testing, el control de versiones, el diseño, arquitectura, etc. Su principal objetivo es obtener resultados cuanto antes y adaptarse a los cambios. El problema que tiene esta forma de trabajar ágil es que sólo está pensada para ser aplicada en equipos de entre 5 y 9 personas, por lo que no se puede administrar en grandes empresas, si a nivel de equipo, pero no a nivel de la organización.

SAFe: una metodología ágil para organizar grandes empresas
Para este tipo de situaciones, podríamos contar con Scaled Agile Framework (SAFe). Es una metodología de trabajo ágil, de patrones de éxito comprobados, para implementar software y sistemas Lean-Agile a escala empresarial. SAFe combina el poder de Agile con el pensamiento sistémico y el desarrollo de productos Lean. Sincroniza alineación, colaboración y entrega para múltiples equipos ágiles. Como resultado, SAFe proporciona mejoras a la agilidad del negocio, incluida la productividad, el tiempo de comercialización, la calidad y el compromiso de los empleados, entre otras cuestiones. Además de todo esto, es escalable y configurable, SAFe permite que cada organización lo adapte a sus propias necesidades comerciales. Admite, tanto soluciones de menor escala que emplean entre 50 y 125 profesionales, como sistemas complejos que requieren miles de personas.

SAFe está basado en principios ágiles y Lean, y para su implantación en una empresa se distinguen tres niveles de abstracción que hay que coordinar entre sí: el nivel de equipo, nivel de programa y nivel de portfolio:

Nivel de equipo
En este escalón, se determina cómo organizar a los equipos que participan en el desarrollo de producto. SAFe sugiere que los equipos empleen métodos Scrum, se mantienen las figuras del Product Owner y Scrum Master; se trabaja por iteraciones y se utilizan las historias de usuario. A este nivel, la única alteración desdeñable es la coordinación entre los Scrum Master de los diferentes equipos, participando en los “ART release Planning meetings”.

Nivel de programa
“System Team”, “Product Manager”, “System Architect”. Estos son los nuevos roles que participan en este peldaño. Aquí es donde se definen los ART: Agile Release Train, iteraciones al nivel de programa en el que trabajan conjuntamente entre 5 y 10 equipos, sincronizando sus iteraciones y releases.

Este nivel también cuenta con su propio backlog priorizado por “features”, las cuales pueden derivar de epopeyas definidas a nivel de portafolio; así mismo, se descomponen en “story users”, en las que trabajan los equipos.

Al concluir 5 iteraciones, cada 10 semanas, se elabora una release, donde se obtiene el PSI (Incremento Potencialmente Entregable), y así sucesivamente. De aprobar las entregas de las releases a los clientes, se encarga el Release Management Team (equipo de gestión de reléase), al que se incorporan representantes del equipo de marketing, así como desarrolladores o gestores de calidad.

Nivel de portafolio
A este nivel se define el roadmap, elemento que sirve para coordinar a todos los equipos con el fin de que tengan los mismos objetivos comunes. Desde este escalón, se define lo que realmente aporta valor a la organización, ya que se tiene una visión global del negocio en su conjunto, de manera que, los directivos, haciéndose valer de los principios de Lean, y de la utilización de tableros Kanban, planifican epopeyas a alto nivel, alineando tanto los objetivos de negocio como la arquitectura del sistema. La satisfacción de los empleados de la empresa, de los clientes, la calidad del software que se lanza al mercado y el número de releases al año que realiza la empresa, son algunos ejemplos de las métricas que se monitorizan a nivel de portfolio.

La implementación de toda esta distribución metodológica del trabajo en una organización, según la propia compañía, proporciona a las empresas beneficios tales como: un 20-50% de incremento en la productividad; + del 50% de mejora en la calidad; y un 30-75% más rapidez en lanzar productos al mercado.

La tecnología que respalda la metodología ágil
Como se ha comprobado, la transformación ágil requiere de la alineación de las personas, con los procesos y la cultura corporativa. Sin embargo, uno de los componentes más críticos de un modelo de transformación exitoso es la tecnología que respalda el sistema de servicios y procesos ágiles. Pero, ¿cuáles son estas soluciones que permitirán poner en práctica toda esta metodología? Existen diferentes empresas que se encargan de realizar estudios anuales en esta materia y que analizan, en función de encuestas a clientes finales, cuáles son las principales herramientas, en este caso, de planificación empresarial ágil. En este caso, se encuentran Gartner Inc. e IDC Marketscape.

Ambas organizaciones han incluido aquellas soluciones que ayudan a mejorar las ventajas competitivas de las empresas desde una gestión ágil, en función de los parámetros que han querido tener en cuenta. En ambos casos, y valorando sobre todo la capacidad de implementar las metodologías ágiles en toda la estructura de la organización, o sea escalando con la metodología SAFE de forma nativa, se encuentran las soluciones de CA Technologies: CA PPM (antes Clarity y CA Agile Central).

CA Agile Central, una herramienta para escalar Agile en grandes organizaciones
Posicionada como Líder tanto en el cuadrante mágico de Gartner, como en la evaluación de proveedores de PPM Ágil 2017 a nivel mundial, de IDC Marketscape, CA Technologies adquirió Rally Software en julio de 2015 y cambió el nombre del producto como CA Agile Central. Según los informes, “se ha de considerar la adquisición de estas soluciones si se está buscando la mejor gestión ágil de proyectos, programas y carteras”. CA heredó el desarrollo de software ágil de Rally y el soporte inicial de SAFe, y su producto continúa mostrando sólidas capacidades de colaboración y gestión de cartera. Los productos complementarios de CA brindan un amplio conjunto de herramientas ágiles y DevOps, y su presencia global proporciona una importante base de clientes, así como también capacidades de ventas y soporte.

La principal fortaleza de CA Agile Central, es la capacidad que tiene para escalar “Scrum” a diferentes niveles departamentales. Gracias a la adopción nativa de la metodología SAFE, el software de CA Technologies, ofrece la funcionalidad de configuración estándar para la gestión ágil tanto de proyectos, como de programas o carteras; ya sea desde la adopción inicial a nivel de equipo, hasta la gran escala que involucra equipos mixtos. Además, CA Agile Central ofrece una amplia gama de productos para ágiles y DevOps, que incluyen componentes de cartera y calidad de software.

Estudios de caso
Ya son muchos las casos de importantes organizaciones a nivel mundial que están transformando sus negocios con CA Agile Central. Empresas como PayPal, Tom Tom, BNP Paribas, Swisscom o T-Com, a nivel mundial, o grandes compañias como Iberdrola, La Caixa o Aguas de Barcelona a nivel estatal, han aumentado la productividad de sus negocios.

Odpe Business Solutions, proveedores de la solución CA Agile Central
El Preferred Partner de CA Technologies en España en la implantación y consultoría de la solución CA PPM (Clarity), Odpe Business Solutions, es también el principal proveedor de la herramienta de planificación empresarial líder en el mundo. El equipo de Odpe es un grupo de recursos humanos multidisciplinar que aúna sus conocimientos en metodologías Ágiles (Scrum, Safe) respaldadas por las certificaciones correspondientes, con sus amplos conocimientos técnicos y funcionales en la implantación y consultoría de CA Agile Central. Además, la empresa valenciana dispone de su propia escuela de formación (PPM School), en la que imparte cursos de Gestión de Proyectos, Metodologías Ágiles y Performance Management.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae